Relato travesti Alana Ribeiro en Madrid.

Relato travesti Alana Ribeiro. El miércoles 31 abril a medio día, vi el anuncio de travesti Alana Ribeiro y que iba a visitar a los madrileños. Entre cuatro y cinco años sin visitarnos es mucho tiempo, y algunos ya teníamos ganas de ella. Rápidamente la llame para saber por dónde estaría. Ella estaba todavía de camino, y me dijo que estaría por la calle de Toledo en travestis Madrid. Al día siguiente me levante y tenía todo perfecto para poder verla, toda la mañana libre de esos días que se alinean los planetas. Me duche, afeite y me limpie bien el culito para que todo fuera perfecto, y la llame para concertar la cita, seria a medio día. El sitio es al lado de la Plaza Mayor de Madrid.

Relato travesti Alana Ribeiro

Relato travesti Alana Ribeiro

Ya debajo de su casa llamo y subo las escaleras andando, se me acelera el corazón, ya en su puerta se abre y paso. Es tal cual las fotos, un escándalo de mujer con polla. La miro la cara, esta maquillada muy suavemente y los ojos perfilados de violeta, como una felina. No me da tiempo a nada y me da un beso con lengua hasta la campanilla, yo hago lo mismo. Lleva un tanga negro y botas hasta la rodilla, los pechos al aire, esta impresionante. La casa se ve recién reformada, y todo muy limpio, entramos en la habitación y le pago una hora.

I-Relato travesti Alana Ribeiro.

 

Mientras me quito la ropa, ella se desprende del tanga y empieza a masturbarse, en cuanto me doy la vuelta ya desnudo, se me abalanza y empieza a besarme como si fuéramos novios, ¡Qué bien besas! Me dice. Me roza con su polla en las piernas y me empalmo enseguida, la manoseo los pechos se los chupo, y con mi mano voy al encuentro de su miembro, lo masturbo, bufff que tamaño. Tiene una polla enorme. ¡que te gustaría hacer!, y le digo soy un poco sumisito, se ríe.

Se tumba en la cama, y me llama con el dedo, ven.  Joder esta buenísima. Voy a por ella, la beso de nuevo, bajo a los pechos, sigo besándola, bajo más, la mordisqueo la ingle, y la mirada se me va a su culo, empiezo a chupárselo, está limpio, y le meto la lengua todo lo que puedo, gime, subo la lengua por sus huevos, y sigo subiendo hasta la punta, la beso y empiezo a deleitarme con semejante polla. Chupo todo lo que puedo, que rico, me agarra la cabeza y empieza a follarme la boca, primeras arcadas, sigo chupando. Al poco, ¿Quieres que te folle? , la risita me delata. Se prepara. Ponte a cuatro patas.

II-Relato travesti Alana Ribeiro. “Eres una buena puta”, con las piernas en los hombros de Alana Ribeiro estaba viendo las estrellas. No sabía si me meaba o me cagaba, la sensación es de estar a merced de semejante travesti superdotada.

El dolor es muy grande, y después de varios intentos desiste. Vamos a cambiar, se tumba en la cama boca arriba, súbete encima mío. Así entra mejor, al poco la tengo entera dentro, y empiezo a moverme, ¡que gusto! Volvemos a cambiar, yo boca arriba me pone un cojín, y ahora si entra bien, ¡empieza el espectáculo! Empieza despacito, pero al poco sube el ritmo, ¡qué gostoso! Le digo varias veces, ¡si, veras!, me estaba destrozando el culo, que forma de follarme, ¡Quieres que me corra!, y con un dedo le señalo la boquita, se ríe, ¡Después!. Eres una buena puta, con las piernas en sus hombros estaba viendo las estrellas. No sabía si me meaba o me cagaba, la sensación es de estar a su merced.

Para pensaba yo, y paro, pero para cambiar, ¡Ahora sí, ponte a cuatro patas! Me pongo al borde de la cama, y sigue follándome, estaba disfrutando como pocas veces, me tumba en la cama y se echa encima mío, me abraza y mientras me sigue follando me come la oreja y cuello, ¡Que puta eres, pero que puta! Se levanta, y aprovecho a limpiarme el culo, se sienta en la cama, ¡Chupa!, Empiezo a chupar, y chupar, ¡Que rico!

III-Relato travesti Alana Ribeiro.

Me pone una mano al hombro, y me baja al suelo, ella se levanta, y sigo chupando, me coge de la cabeza y empieza a follarme la boca, la saca y empieza a masturbarse ella misma, me coloca la cabeza y sale el primer chorro de semen, directo a mis labios y mejilla, y parte al pecho, el siguiente dentro de mi boquita, ya no desperdiciaría nada, le chupo la polla con ganas mientras sigue gimiendo y corriéndose. Es un semen dulce muy rico, es cuando más disfruto, sigo chupando, ella se sienta en la cama y yo sigo a lo mío, me mira ¡puta! Que bien la chupas!, se tumba en la cama y yo sin soltarle la polla sigo chupando un rato más. Nos levantamos se limpia y yo suelto todo el semen al cubo de basura, no me lo he tragado.

Se tumba en el cabecero de la cama con la polla todavía tiesa, ¡Ven súbete aquí encima!, yo como buen sumiso atiendo sus palabras, me subo encima suyo, y empiezo a cabalgar, ella agarra mi pene y empieza a masturbarme, joder que placer estaba dándome, al poco no aguante más corriéndome sobre su barriga y pechos, incluso algunas gotas en la cara, nos reímos.

IV-Relato travesti Alana Ribeiro.

Nos levantamos, nos limpiamos, y me voy a la ducha. Al volver hablamos un poco y la nunca querida marcha. Cuando llego a casa, voy a mirar la hora, El reloj, el reloj, ya me acuerdo en el lavabo de casa de Alana Ribeiro, rápido la llamo y quedamos al día siguiente para recogerlo. Quede con ella por la mañana, no se encontraba en casa, la espere un rato hasta que apareció, impresionante. Al entrar en el portal morreo como el día anterior, estaba flipando, subimos en ascensor y no sé cómo pude frenarme. Ya en su casa le sugerí otra cita en ese momento, pero tenía cosas que hacer, quedamos para otro día.

Para terminar esta travesti Alana Ribeiro es una bomba sexual, súper recomendable…

 

Relato travesti Alana Ribeiro
Relato travesti Alana Ribeiro
Relato travesti Alana Ribeiro
I- Relato travesti Alana Ribeiro

Anuncio Travesti Brasileña Alana Ribeiro.

Fuente: Relatos de transexuales en España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *